Por amor al código Code snippets y reflexiones sobre tecnología

Sobre coches autónomos y la siguiente gran crisis de empleo

Últimamente se habla mucho de los coches autónomos en el mundo de la tecnología. Los avances son cada vez más palpables: Google ya lleva más de un millón de kilómetros recorridos (ACTUALIZACIÓN: En Octubre de 2018 Waymo lleva 10 millones de millas recorridas y 2700 millones de millas simuladas…), Apple ha anunciado sus planes para poner un coche autónomo en las calles, Uber también ha invertido en esta tecnología y por su puesto, no podemos olvidarnos de Tesla, que por ahora es el que más está arriesgando, poniendo todo el hardware necesario en todos sus modelos y comenzando a ofrecer un piloto automático real (según ellos, claro, los coches de Tesla no incluyen una tecnología fundamental para el resto de empresas como es el lidar, pero el tiempo dirá si tienen o no razón). En las empresas de automoción están también investigando y poniéndose las pilas, aunque desde un punto de vista más inmediato y conservador, con sistemas de asistencia en carretera, coches que aparcan solos, te avisan o directamente giran si ven que te vas a salir de la carretera, frenan si detentan un obstáculo, etc.

Para aquellos que no sepan todavía de lo que hablo o que crean que estoy hablando de algo lejano en el tiempo, por favor ved este video de Tesla:

La gente habla de este tema desde un enfoque muy inmediato. Que si solventarán los problemas de tráfico o no, que si las personas se sentirán mas o menos seguras utilizándolos o si los gobiernos los permitirán antes o después. Pero para mi, el principal cambio que supondrán los coches autónomos, será la desaparición de un sector de trabajadores y el cambio total de reglas en el mercado de la automoción.

Todos los trabajadores del transporte del mundo occidental pueden considerar que su trabajo tiene fecha de caducidad. En el momento en que esté permitido, las empresas no dudarán en poner camiones, furgonetas de reparto y taxis en manos de una computadora. Para ellas no es un problema ético, ni de confianza, para las empresas será una cuestión puramente aritmética: si sale mas a cuenta un ordenador que una persona a sueldo, optarán por el ordenador sin dudar.

Actualmente en el sector del transporte terrestre en España trabajan más de medio millón de personas, más de dos millones y medio en Europa. Por supuesto veremos la crisis golpear algo antes en EEUU como últimamente viene pasando, pero eso no impedirá a las empresas de aquí hacer lo mismo. En España ese medio millón de personas verán progresivamente como sus puestos son ocupados por máquinas que no tienen que parar para descansar ni comer, pueden conducir de noche, son más seguras y más fiables. Claro, esto también afecta a los restaurantes de carretera y áreas de descanso. Al principio los transportes necesitarán una persona a bordo por si ocurre una avería o una emergencia de algún tipo, pero luego todo el recorrido será autónomo, las tiendas y restaurantes de carretera se reorientarán para cubrir solo paradas estratégicas a turistas y viajantes.

El mundo del ocio también sufrirá una nueva revolución, imaginad todas las horas que dedicamos al mes a conducir y como mucho escuchar la radio o Spotify, poder dedicarlas a leer, ver videos o jugar. Los coches modificarán su diseño para convertirse en pequeños lugares de ocio. Los retrovisores serán superfluos, la visibilidad de la carretera o la seguridad perderán importancia que ganarán el conford y las ofertas de ocio.

En cuanto al mercado de la automoción, con coches que se conducen solos y pueden volver a casa cuando te dejan en el trabajo o recoger un paquete que tienes pendiente, recoger a los niños del colegio antes que a ti… tal vez no necesites tener dos coches en cada familia. Tal vez no necesitemos aparcar tanto en el centro. Tal vez no necesitemos comprar un coche.

Compartir coche será más fácil. Habrá autobuses pequeños pero frecuentes y con líneas que se ramifican por toda la cuidad. Uber también ha visto que su futuro tiene que pasar por los coches autónomos. Imagina una flota de taxis autónomos que están repartidos y sincronizados de forma inteligente por la ciudad. En lugar de centenares de taxistas tratando de coger una carrera buena en los aeropuertos, mientras en las calles del centro no encuentras ninguno. Un taxi cuando quieres y donde quieres, sin costes extra de desplazamiento, ni bufidos porque vas sólo 3 manzanas más allá, ni costes mínimos desorbitados.

Conforme los coches autónomos se conviertan en la norma, las carreteras podrán gestionarse de forma más eficiente. Con coches que tomen rutas alternativas antes de que se formen atascos, información en tiempo real del estado de las carreteras y sistemas de reparación también autónomos. No serán necesarios los controles de velocidad, ni los peajes, ni los controles de alcoholemia, el coche podrá ir sólo a la ITV o a la revisión al concesionario. No habrá preocupaciones por si algún borracho se te cruzará en la carretera por que viajas tarde. Personas discapacitadas podrán desplazarse por carretera a cualquier distancia, bajarse y subirse siempre en la misma puerta, sin necesidad de depender de terceras personas.

Mas tarde llegarán cambios en las infraestructuras. Peajes automáticos, desaparición de los semáforos no peatonales y de la señalización. No necesitaremos tantos aparcamientos en ciudades, oficinas, centros comerciales o lugares de residencia…

Que los coches se conduzcan solos no es sólo una comodidad que hará que todo siga igual pero sin que tengamos que sacarnos el carné de conducir. Poco a poco cambiará la sociedad, seguro que afectando a otros muchos ámbitos que no se me han ocurrido a mi.

Sobre este tema, aunque en un sentido más amplio, es muy interesante la charla de Jeremy Howard en Ted. Tras hacer un repaso de los últimos avances en inteligencia artificial, lanza una advertencia: las IAs son capaces de realizar cada vez más tareas que antes estaban consideradas exclusivamente humanas, la Revolución de la Inteligencia Artifical está llegando y será mucho más drástica que la Revolución Industrial, debemos empezar a prepararnos.

¿Se te ocurren otras formas de aprovechar los coches autónomos en el futuro? ¿Crees que estoy totalmente equivocado? Este post está alojado en github, puedes contribuir con tus comentarios, correcciones y modificaciones sobre el artículo. ¡Gracias por colaborar!

Si quieres comentar, corregir algo o contribuir, puedes hacerlo en twitter o en Github. Cualquier comentario, crítica o contribución será bien recibido.